Masaje Infantil Madrid

MASTITIS: uno de los posibles problemas durante la lactancia materna

¿Qué es la mastitis?

La mastitis es una inflamación de uno o varios lóbulos mamarios. En la mayoría de los casos no hay infección, pero ésta es una de sus complicaciones. La mastitis es una de las posibles complicaciones durante la lactancia materna.

Se produce como consecuencia de una retención de leche en las mamas, ya sea por un vaciamiento incorrecto de los pechos o por obstrucción de algún conducto. Si no se resuelve con prontitud, ésta puede derivar en una mastitis infecciosa, ya que la retención de leche favorece el crecimiento bacteriano.

Las primeras 12 semanas desde el inicio de la lactancia, son el período más propenso para sufrir un problema de mastitis. Supone una de las causas principales de abandono de la lactancia materna.

 

Causas de la mastitis

Mastitis: problemas de la lactancia maternaLa mastitis suele iniciarse cuando se produce ingurgitación mamaria (los pechos producen más leche de la que el bebé necesita, produciéndose un aumento que suele ir acompañado de dolor) y obstrucción de algún conducto y no se trata adecuadamente.

Además hay factores que predisponen a la mastitis como son las grietas en el pezón o cualquier problema relacionado con la lactancia que no te permita vaciar adecuadamente tus pechos. Ésta es una buena razón para practicar la lactancia a demanda y así permitir que tu bebé se enganche al pecho cada vez que tenga hambre. Se ha comprobado que tanto la mastitis como las grietas en el pezón, están relacionadas con malas posturas en la lactancia materna y un mal enganche del bebé al pecho. Estas grietas en el pezón pueden servir de entrada de gérmenes y causar la infección de la mama.

 

Síntomas de la mastitis

Los síntomas suelen iniciarse de manera repentina causando:

  • Dolor intenso
  • Signos de inflamación, como son enrojecimiento, induración y tumefacción
  • Síntomas generales que se pueden confundir con un cuadro gripal, como fiebre, escalofríos, malestar general, dolor de cabeza, náuseas…

 

¿Qué debes hacer si tienes mastitis?

Si notas algún síntoma de mastitis, es muy importante que no lo ignores y lo resuelvas lo antes posible para evitar posibles infecciones y complicaciones. Para ello te damos las siguientes recomendaciones:

  • Realiza el vaciamiento correcto de la mama, para evitar retención de leche.
  • No uses ropas que compriman en exceso el pecho y usa sujetadores sin aro.
  • Corrige la postura del amamantamiento si notas que algún conducto se queda obstruido y el pecho no se vacía bien por alguno de los lados.
  • Si no se resuelve con prontitud o empiezas con fiebre y dolor intenso, acude a tu médico para que te ayude.
  • Antes de poner el bebé al pecho, aplícate un poco de calor húmedo y realiza un leve masaje en forma circular. También te puedes extraer un poco de leche de forma manual para que el pecho se quede menos tenso y a tu bebé le cueste menos succionar.
  • Entre toma y toma puedes aplicar frío local, esto te aliviará la tensión mamaria y te paliará los síntomas de  la mastitis.
  • Y sobre todo SIGUE DANDO EL PECHO A TU BEBÉ, ya que él te va a ayudar a drenar y vaciar el pecho, incluso si te ponen tratamiento antibiótico, puedes continuar dándole el pecho, ya que no está contraindicado y tu médico te pondrá tratamiento compatible con la lactancia.

 

Desde NatuBB sabemos que la experiencia de la mastitis puede resultar muy dolorosa y frustrante, por eso queremos ofrecerte el apoyo que necesitas para superar este problema con nuestro servicio de atención posparto a domicilio, con el que una matrona titulada acudirá a tu casa para ayudarte en lo que necesites.

Y recuerda:

  1. La leche del pecho afectado NO tiene ningún efecto perjudicial para tu bebé.
  2. Dar el pecho a tu bebé te puede ayudar a superar este problema.