Masaje Infantil Madrid

Calostro: la primera leche materna para el bebé

CalostroEl calostro es la primera secreción láctea que las mujeres producen tras el nacimiento de sus bebés. El aspecto del calostro suele ser espeso y de un color amarillento, aunque puede haber variaciones entre una mujer y otra, lo que no quiere decir que haya unos mejores que otros.

En algunos casos, hay mujeres que pueden notar secreción de calostro antes del parto, aproximadamente a partir de los 5-6 meses de embarazo.

La composición del calostro es ideal para los bebés recién nacidos, ya que les aporta todos los nutrientes que necesitan desde las primeras horas de vida hasta los 2-5  días tras el parto, que es cuando la leche materna empieza a cambiar su composición para adaptarse a las necesidades nutricionales del bebé (pasa de ser calostro a leche de transición).

 

Composición y propiedades del calostro

  • Inmunoglobulinas: forman parte de los anticuerpos y son muy importantes para el bebé recién nacido, ya que le aportan protección contra las infecciones. A través del calostro materno el bebé recibe su primera inmunización, siendo ésta una de las principales propiedades beneficiosas de la lactancia materna.

 

  • Proteínas: el calostro tiene un porcentaje alto en proteínas, que  ayudan en el desarrollo de las estructuras y tejidos del bebé.

 

  • Lactobacillus Bifidus: que apoya la digestión y reduce las bacterias y los hongos nocivos para su aparato digestivo.

 

  • Factores de crecimiento: ayudan en todo el proceso de crecimiento del bebé.

 

  • Sales minerales.

 

  • Vitaminas: que ayudan a regular el metabolismo del bebé.

 

  • Hidratos de carbono: lo que le ayuda a mantener unos niveles de azúcar adecuados.

 

  • Grasa: el calostro contiene grasa en pequeñas cantidades, debido a que durante los primeros días de vida las necesidades del bebé no son tan altas. Conforme avancen los días tras el nacimiento y la instauración de la lactancia materna, el contenido graso de la leche irá aumentando. La leche madura tiene un contenido graso mucho más alto (a partir de los primeros 12-15 días).

 

 

Importancia del calostro para los bebés prematuros  

 

En el caso de los bebés prematuros, es especialmente recomendable la lactancia con calostro materno desde el primer momento, ya que su composición suple en cierto modo sus carencias inmunológicas.

Es decir, la leche materna de una madre cuando nace su bebé prematuro, está especialmente preparada para protegerlo, ya que tiene una concentración mayor de macrófagos, linfocitos y neutrófilos, y hasta un 20% más de nitrógeno que la leche a término. Estos bebés son más vulnerables antes las infecciones, y el calostro les ayudará por tanto a mejorar su sistema inmunitario y así evitar las temidas infecciones.